¿Que son las enfermedades psicosomáticas?

Las enfermedades psicosomáticas son un grupo de trastornos que generan múltiples síntomas físicos que no tienen un claro origen orgánico. Pueden ser llamadas también enfermedades funcionales o trastornos por somatización.

En general se trata de enfermedades de evolución crónica que hacen que el paciente tenga muy mala calidad de vida ya que condicionan de forma importante las actividades de la vida cotidiana.

¿Cual es la frecuencia de las enfermedades psicosomáticas?

La prevalencia de los diferentes trastornos por somatización en atención primaria se ha estimado entre el 10 y el 25% de los pacientes atendidos, y existen enfermedades específicas como el Síndrome de intestino irritable que se calcula que pueden afectar hasta al 15% de la población general.

Las enfermedades psicosomáticas pueden ser tratadas con buenos resultados.

El abordaje del paciente con trastornos por somatización debe ser un abordaje global teniendo en cuenta los aspectos físicos, los aspectos emocionales y los factores psicosociales que rodean a la persona.

¿Existen factores que nos predispongan a las enfermedades psicosomáticas?

Existen factores que parecen predisponer para el padecimiento de este tipo de patología entre los que cabe destacar:

  1. Predisposición genética manifestada en algunas ocasiones por la aparición de estas enfermedades en varios miembros de una familia.
  2. Rasgos de la personalidad del paciente.
  3. Historia vital especialmente cuando el paciente ha sufrido situaciones traumáticas a lo largo de su vida incluyendo la primera infancia y la adolescencia. Estas son circunstancias que aumentan el nivel de estrés y tienen relación con el aumento de los síntomas o con un empeoramiento significativo de los mismos.

¿Existen factores que favorezcan la cronificación de las enfermedades psicosomáticas?

Existen circunstancias que facilitan el mantenimiento de los síntomas en el tiempo, muy especialmente factores psicosociales como el aislamiento y la falta de apoyo familiar.

Cabe destacar la importancia que, como factor cronificador, tiene el contacto del paciente con el sistema sanitario. La dificultad para explicarle la naturaleza de su padecimiento, junto con la falta de conocimiento de este tipo de enfermedades, que todavía existe en algunos ambientes sanitarios, hace que los enfermos se sientan profundamente incomprendidos e inicien un interminable “peregrinar médico” en busca de alivio para su situación.

¿Tienen tratamiento las enfermedades psicosomáticas?

Las enfermedades psicosomáticas pueden ser tratadas con buenos resultados.

El abordaje del paciente con trastornos por somatización debe ser un abordaje global teniendo en cuenta los aspectos físicos, los aspectos emocionales y los factores psicosociales que rodean a la persona.

Esto incluirá desde la prescripción de fármacos hasta pequeñas intervenciones de psicoterapia que ayuden al paciente a abordar las situaciones que pueden haber influido en la génesis de su enfermedad.

Especial interés y eficacia tienen las técnicas de Psicoterapia Breve y EMDR (Eyes Movement Desensibilitation Reprogramation), siendo este último un método de tratamiento extraordinariamente útil en los casos en los que los trastornos de somatización se ven modulados por antecedentes traumáticos (abandono, acoso, maltrato etc…) sucedidos en etapas anteriores de la vida del paciente.

En pocas patologías es tan cierto el dicho de que no hay enfermedades sino enfermos por lo que los tratamientos deben estar absolutamente individualizados y serán exclusivos para cada paciente.

Pide una cita en la clínica